Nuevos Álbumes

Género seleccionado : [Bolero]

En el aire

En el aire

Yordys Larrazabal

Deuda. David Alvarez canta a Luis Marquetti

Deuda. David Alvarez canta a Luis Marquetti

David Alvarez

Descemer Bueno cantado por Fernando Alvarez

Descemer Bueno cantado por Fernando Alvarez

Fernando Álvarez

Bardo

Bardo

Amaury Pérez Vidal

Corazon

Corazon

Pablo Santamaría

De Otra Manera

De Otra Manera

Angel Bonne

Un bolero para ti

Un bolero para ti

Eliades Ochoa

Buscame

Buscame

Héctor Téllez

El Recuerdo De Aquel Largo Viaje

El Recuerdo De Aquel Largo Viaje

Farah Maria

Buscame

Buscame

Héctor Téllez

El Recuerdo De Aquel Largo Viaje

El Recuerdo De Aquel Largo Viaje

Farah Maria

El Bolero Y Yo. Anos ‘50

El Bolero Y Yo. Anos ‘50

Ernesto Duarte

Las Voces Del Siglo. Lino Borges.

Las Voces Del Siglo. Lino Borges.

Lino Borges

El Tren De Las 5:00

El Tren De Las 5:00

Septeto Tradison

Mi Propuesta

Mi Propuesta

Ovidio Gonzalez

Cantar La Trova

Cantar La Trova

Miriam Ramos

Ilusion

Ilusion

Paulo F.G.

Doce Boleros Míos

Doce Boleros Míos

Marta Valdes

Nada Es Igual

Nada Es Igual

Juan Carlos Calderon

Obsesión

Obsesión

Miriam Ramos

Ponle Nombre A Este Bolero. Héctor Téllez

Ponle Nombre A Este Bolero. Héctor Téllez

Héctor Téllez

Fiebre De Ti

Fiebre De Ti

Maureen y Omar

Complicidad. Carlos Puebla En Otras Voces

Complicidad. Carlos Puebla En Otras Voces

Trío Enserie

Sin Ir Más Lejos. Homenaje A Marta Valdés

Sin Ir Más Lejos. Homenaje A Marta Valdés

Sara González

La Gran Omara Portuondo

La Gran Omara Portuondo

Omara Portuondo

Elena Burke En Persona

Elena Burke En Persona

Elena Burke

Una Manera De Decir

Una Manera De Decir

Fernando Álvarez

Estás Conmigo

Estás Conmigo

Miriam Ramos

Canción A Mi Habana

Canción A Mi Habana

Los Zafiros

Ayer Y Siempre

Ayer Y Siempre

Pedrito Calvo y la Nueva Justicia

Hablando De Amor - Grandes Boleros De Siempre

Hablando De Amor - Grandes Boleros De Siempre

Beatriz Márquez

La Novia Del Feeling

La Novia Del Feeling

Omara Portuondo

Josephine Baker En La Habana

Josephine Baker En La Habana

Josephine Baker

Boleros Inigualables

Boleros Inigualables

Chucho Valdés e Irakere

Omara Portuondo

Omara Portuondo

Omara Portuondo con Adalberto Álvarez

Desde fines del siglo XIX van apareciendo las canciones compuestas por nuestros primeros trovadores, los cuales utilizaron, desarrollaron e incluso crearon algunas formas o géneros musicales dentro del marco general de la canción. Uno de ellos: el bolero. Con la Trova Cubana resurge este término, ahora con características propias, para designar a una música unida siempre a textos y concebida eminentemente para ser cantada y a través del canto, expresar sentimientos e incluso criterios y conceptos acerca de la vida en general y del amor muy en particular.
La pieza titulada ‘Tristezas’, de Pepe Sánchez es el primer bolero cubano que reporta la historia, el cual no se parecía en nada a aquel llamado ‘bolero español’ cuya presencia data en Cuba desde el siglo XVIII, junto a otras manifestaciones de igual origen, como fandangos y seguidillas, entre otras varias. Ni es siquiera una modificación de aquél.
Los primeros boleros adoptaron la forma, o la estructura, de la canción, con dos partes o períodos musicales, casi siempre separados por una parte instrumental e incorporan al acompañamiento en la guitarra –y en ocasiones a la melodía- un elemento rítmico muy característico de nuestra música: el cinquillo cubano, adoptado también por el danzón y característico de éste, en el toque de las pailas.
Los más importantes compositores de la Trova Tradicional compusieron una buena cantidad de piezas con este ritmo. Durante esa etapa, que abarca las primeras décadas del siglo XX, se puede particularizar a este género con fisonomía propia, dada especialmente por la presencia del cinquillo, constituyéndose un ritmo que fusionó perfectamente elementos hispánicos y africanos. Se puede hablar con propiedad de un bolero tradicional o trovadoresco diferente al que años más tarde sería más difundido y reconocido internacionalmente.
Durante el auge del son y el apogeo del danzón, este bolero tradicional es parcialmente relegado por éstos, pues al no ser de carácter eminentemente bailable, no es asimilado por los nuevos sextetos y septetos soneros ni por las orquestas típicas o charangas. No obstante, hay que aclarar que durante esos mismos años, continuó desarrollándose la obra de los trovadores cubanos, que interpretaban desde sus guitarras y voces, algunas de las más bellas canciones de nuestra historia, entre ellas, no pocos boleros.
En esta época, en la que prevalecían las manifestaciones bailables, algunos compositores, ya no guitarristas sino pianistas, comienzan a componer boleros que poco a poco van diferenciándose de los primeros. El piano, con más posibilidades expresivas que la guitarra, da la posibilidad de, manteniendo el cinquillo como figura rítmica en la mano izquierda, introducir giros melódicos de otro tipo, que finalmente prevalecen sobre el ritmo rígido del cinquillo, hasta finalmente hacerlo desaparecer por completo. También influyó en su desaparición, la musicalización de versos, pues resulta más fácil para ello una mayor libertad, sin ataduras demasiado fuertes a una base rítmica. La canción que sintetiza este proceso: ‘Aquellos ojos verdes’, es una música de Nilo Menéndez con texto de Adolfo Utrera.
La paternidad –o más bien la nacionalidad- de este bolero ha sido cuestionada. Muy especialmente en México, ha sido y sigue siendo, un ritmo muy difundido y gustado, y se ha señalado a dicho país como gestor de esta manifestación musical. Lo que sí no deja lugar a dudas es que algunos grandes compositores mexicanos, como Agustín Lara o María Grever, han contribuido mucho a este género y a su aceptación a escala internacional y es innegable que su obra ha influido en los compositores cubanos que les sucedieron. Pero no debe ponerse en duda que los boleros de nuestros creadores deben igualmente haber ejercido una notable influencia en la obra de autores mexicanos y de otros países.
No es posible hablar de boleros sin aludir a sus letras, eminentemente amorosos, intimistas. Se declaran los más tiernos sentimientos amorosos o se expresa el desengaño, en un lenguaje directo y sencillo, cuyos textos a veces han sido repetitivos o simplistas en extremo. El bolero, ya convertido en pieza bailable, fue llevado a las agrupaciones orquestales de todo tipo y resultó todo un éxito al permitir a la pareja un respiro, bailando un aire más lento, entre una y otra pieza más movida.
Sería imposible mencionar a algunos de los más importantes autores de boleros sin omisiones, no obstante, se destaca la obra de René Touzet, Juan Bruno Tarraza, Orlando de la Rosa, Felo Bergaza, Pedro Junco, Luis Marquetti, Isolina Carrillo y Juan Arrondo, entre otros injustamente omitidos en aras de no hacer interminable esta relación. Estos sin olvidar que músicos como Adolfo Guzmán, Ernesto Lecuona, Gonzalo Roig o Jorge Anckerman, cultores de canciones más cercanas al género lírico, también compusieron hermosos boleros, o fueron, finalmente, cantadas a ritmo de bolero.
Otro momento de suprema importancia para este género musical fue la aparición del feeling –o filin, en cubano-. Igualmente intimista, el filin fue un movimiento que a partir de la canción, influyó en casi toda la música popular cubana. Sus iniciadores parten nuevamente de la guitarra para hacer sus composiciones con influencias del blues y el jazz, pero enraizados también en la tradición trovadoresca. El movimiento del filin, junto a sus creadores, nucleó a algunos de los mejores y más actualizados arreglistas y músicos de entonces, quienes se reunían junto a los trovadores en sus habituales descargas. Muchas de las canciones del filin fueron interpretadas como boleros a partir de excelentes arreglos orquestales con conceptos y armonizaciones de vanguardia.
Junto a José Antonio Méndez y a César Portillo de la Luz, que son los más conocidos, hay que mencionar también a Martha Valdés, Ángel Díaz, Ñico Rojas, Rosendo Ruiz Quevedo, Tania Castellanos y el ‘Niño Rivera’, entre los más importantes creadores de este movimiento.
Los más destacados intérpretes de la música popular cubana incluyeron boleros en su repertorio. Entre los grandes intérpretes de este género musical están Benny Moré, Panchito Riset, Ñico Membiela, Orlando Vallejo, Olga Guillot, Fernando Álvarez, Gina León, Tito Gómez, Roberto Faz, Pacho Alonso, Roberto Sánchez, Omara Portuondo, Elena Burke y tantos otros.
El bolero tuvo –y tiene- también un acercamiento, una suerte de fusión con otros ritmos cubanos. El bolero-son, el bolero-mambo, el bolero-chá, son ejemplos de la unión del bolero con estos géneros. Inicialmente, se tomaba un tema, concebido originalmente como bolero y se añadían elementos ritmáticos de otros, pero se llegaron a componer piezas ya pensadas, preconcebidas originalmente a partir de la fusión entre los géneros musicales.Adolfo Costales